jueves, enero 7

El cerezo siempre en flor~

Hacía tiempo que ya nadie pasaba por ahí, hacia tiempo que ya nadie recordaba los juegos y los momentos felices de aquel hermoso lugar, hacia tiempo que la soledad había tomado aquellos lugares, hacia tiempo, hacia mucho tiempo...

El cerezo miraba el río fluir todos los días y lo escuchaba arrullarlo todas las noches, platicaba por medio del viento con los árboles que había a su alrededor, y ayudaba siempre a los nuevos huéspedes que tenía, fueran grandes o pequeños animalitos. Pero aún eso, no lo llenaba como antes.
Extrañaba los ruidos de las personas, extrañaba escuchar las penas de aquellos que habían perdido a un ser querido o algún amor intenso, extrañaba escuchar los niños y sus risas mientras jugaban a sus sombras, extrañaba las personas y sus gritos de emoción y admiración al verlo siempre en flor. Extrañaba a las personas. Las extrañaba mucho.

Un día, lleno de soledad y tristeza, y viendo todos los árboles y animales rodeados de amigos, al río lleno de peces, y al cielo lleno de nubes, decidió que dejaría caer aquellos pétalos que jamás se marchitaban. Era momento de cambiar, de renovarse, de dejar el pasado atrás y comenzar algo nuevo, cambiar de cerezo a sauce o talvez a un bonito ciprés.
El cerezo, derramó sus hojas, como si fueran lágrimas, porque no quería ser cerezo siempre en flor si eso significaba estar solo.

Bajando por el río, allá donde se dice que la pesca es buena, un hombre adulto lanzaba sus redes y pedía perdón a los peces, pero eran necesarios para sobevivir y ellos habían existido desde entonces de esa manera, así como para ellos eran necesarios los animales pequeños del agua.
De repente, al lanzar una vez más la red, atrapó algo que jamás había visto por ahí: pétalos de flor de cerezo.
El hombre, un ser amante de la naturaleza y la vida que esta tenía, sonrío ante tan maravilloso encuentro, y con mucho cariño e ilusión, llevó los pétalos a su pecho, ahí en dirección al corazón.

Y en menos de un segundo, el mundo donde había estado antes había sido dejado atrás. Ahora estaba de pie junto al río, en un lugar al cual nunca había ido.
Miró a su alrededor, y el viento fuerte, desprendió alguno de sus pétalos. Se había convertido en un cerezo... no, no era eso. Estaba mirando, estaba mirando los recuerdos de alguien más. "¿Cerezo?", se preguntó sorprendido y decidió dejarse llevar por lo que sucedia.
Observó y escucho a las personas, que leían, jugaban, pintaban, descansaban, soñaban y hasta amaban a sus pies, sobre sus raíces y debajo de su sombra. Y un día, de repente, ya no había nadie. Ya nadie venía y la soledad había tomado aquel lugar.
Cerezo había nacido para cobijar a las personas, pero ya no tenía a su razón de vivir. Y la tristeza y melancolía de los recuerdos le hacía sufrir cada día, todos los días.
Cerezo había llorado sus pétalos, sin esperanza alguna, solo porque ya no quería tenerlos si no iban a servirle de nada.
El hombre no podía permitir aquello. Sin despegar los pétalos de su corazón, salió corriendo del río y lo siguió contracorriente, de allá donde los pétalos habían llegado.

Ahí estaba el cerezo, casi completamente desnudo, con una o dos flores más que no tardarían tiempo en caer al río y ser arrastrados por la corriente.
El hombre se aproximo sonriendo y llorando al cerezo, se incó delante de él y antes de poner los pétalos sobre su tronco, les dió un beso lleno de cariño real.

Cerezo lo miró, y sonrío. Sostendría sus últimas flores por aquella persona, que había venido a él.

El hombre, hizo una promesa al cerezo mientras bajaba los pétalos a su tronco: estaría con él sin importar lo que sucediera, para que nunca se sintiera solo ni triste. Prometió venir todos los días, estar con él todos y cada uno de los días en que el cerezo y el mundo siguieran existiendo.

En ese momento, cerezo floreció de nuevo por completo. El hombre sonrío y cumplió su promesa, dejando los pétalos sobre el tronco del cerezo.

Un día, la vida del hombre se extinguió, pero los pétalos que había besado con la promesa de acompañarlo siempre, jamás se marchitaron aún a pesar de la falta de raíces.
Entonces, Cerezo supo que el hombre había cumplido su promesa: estuvo y estaría con él sin importar lo que sucediera, y así sería, por siempre y para siempre.



------

=) Todos somos como el cerezo, solo necesitamos a alguien, una razón llena de amor por la cual vivir y el mundo entero vuelve a ser hermoso y se llena de vida, con algo tan simple como el pétalo inmortal de una flor ;D

Gracias a Mannu que me ayudó a crear la base de la historia =D!

éxito y diversión por siempre ;D

5 comentarios:

Anónimo dijo...

(: lindoo...

Mannu~

fayriiewöÖrldLilie dijo...

aaaawww..=')..esta muy muy bonita tu historia, triste, pero muy bella y llena de felicidad a la vez...y luego con las hermosas melodias i notas musicales de fonto awww T_T es mas bello aun, son esas palabras bellas que tellegan y , las que cuando las lees te hacen sentir bn =) siiiiiiiii, muy bellas palabras, y tienes razon en lo q dices, aveces necesitamos a alguien =) solo..la necesitamos =3, i kreo io, k aveces ese alguien seria nosotros mismos, aunk aveces no es suficiente...aww =3 <3....hermosas palabras gabriela =3, t felicito, tienes una hermosa forma d pensar y d ver la vida...=D..siiiiiiii, tkm!!!!! y millones de gracias por absolutamente todo! eres uun sol =) que Dios te bendiga siempre,=), aki despidiendome, pero no para siempre =P cuidate

Anónimo dijo...

;w;
esta hermosa la historia
.. no se porque pero me senti asi como identificado con ella.. agg.. memorias feas ..
pero no se como que cuando cambian las cosas a como siempre estas acostumbrado y te sientes solo y triste.. como que si queires rendirte y dejar todo atras.. pero es ahi cuando, como el amigo cerezo las personas en este caso vienen a ti y te ayudan a sanar esas heridas =3 estan contigo siempre incondicionalment y eso es lo mas valioso del mundo universal...
aaaa azuka soy tu fan!!
tqm!! suerte y sigue escribiendo cosas lindas.. tqmmm!!
juank ternurita

Anónimo dijo...

te luciste con este escrito azuka d vdd m dejaste sin palabras... q lindo no c q decir :)atte:FRANCISCO

Ronnie James Dio dijo...

;) alo

jueves, enero 7

El cerezo siempre en flor~

Hacía tiempo que ya nadie pasaba por ahí, hacia tiempo que ya nadie recordaba los juegos y los momentos felices de aquel hermoso lugar, hacia tiempo que la soledad había tomado aquellos lugares, hacia tiempo, hacia mucho tiempo...

El cerezo miraba el río fluir todos los días y lo escuchaba arrullarlo todas las noches, platicaba por medio del viento con los árboles que había a su alrededor, y ayudaba siempre a los nuevos huéspedes que tenía, fueran grandes o pequeños animalitos. Pero aún eso, no lo llenaba como antes.
Extrañaba los ruidos de las personas, extrañaba escuchar las penas de aquellos que habían perdido a un ser querido o algún amor intenso, extrañaba escuchar los niños y sus risas mientras jugaban a sus sombras, extrañaba las personas y sus gritos de emoción y admiración al verlo siempre en flor. Extrañaba a las personas. Las extrañaba mucho.

Un día, lleno de soledad y tristeza, y viendo todos los árboles y animales rodeados de amigos, al río lleno de peces, y al cielo lleno de nubes, decidió que dejaría caer aquellos pétalos que jamás se marchitaban. Era momento de cambiar, de renovarse, de dejar el pasado atrás y comenzar algo nuevo, cambiar de cerezo a sauce o talvez a un bonito ciprés.
El cerezo, derramó sus hojas, como si fueran lágrimas, porque no quería ser cerezo siempre en flor si eso significaba estar solo.

Bajando por el río, allá donde se dice que la pesca es buena, un hombre adulto lanzaba sus redes y pedía perdón a los peces, pero eran necesarios para sobevivir y ellos habían existido desde entonces de esa manera, así como para ellos eran necesarios los animales pequeños del agua.
De repente, al lanzar una vez más la red, atrapó algo que jamás había visto por ahí: pétalos de flor de cerezo.
El hombre, un ser amante de la naturaleza y la vida que esta tenía, sonrío ante tan maravilloso encuentro, y con mucho cariño e ilusión, llevó los pétalos a su pecho, ahí en dirección al corazón.

Y en menos de un segundo, el mundo donde había estado antes había sido dejado atrás. Ahora estaba de pie junto al río, en un lugar al cual nunca había ido.
Miró a su alrededor, y el viento fuerte, desprendió alguno de sus pétalos. Se había convertido en un cerezo... no, no era eso. Estaba mirando, estaba mirando los recuerdos de alguien más. "¿Cerezo?", se preguntó sorprendido y decidió dejarse llevar por lo que sucedia.
Observó y escucho a las personas, que leían, jugaban, pintaban, descansaban, soñaban y hasta amaban a sus pies, sobre sus raíces y debajo de su sombra. Y un día, de repente, ya no había nadie. Ya nadie venía y la soledad había tomado aquel lugar.
Cerezo había nacido para cobijar a las personas, pero ya no tenía a su razón de vivir. Y la tristeza y melancolía de los recuerdos le hacía sufrir cada día, todos los días.
Cerezo había llorado sus pétalos, sin esperanza alguna, solo porque ya no quería tenerlos si no iban a servirle de nada.
El hombre no podía permitir aquello. Sin despegar los pétalos de su corazón, salió corriendo del río y lo siguió contracorriente, de allá donde los pétalos habían llegado.

Ahí estaba el cerezo, casi completamente desnudo, con una o dos flores más que no tardarían tiempo en caer al río y ser arrastrados por la corriente.
El hombre se aproximo sonriendo y llorando al cerezo, se incó delante de él y antes de poner los pétalos sobre su tronco, les dió un beso lleno de cariño real.

Cerezo lo miró, y sonrío. Sostendría sus últimas flores por aquella persona, que había venido a él.

El hombre, hizo una promesa al cerezo mientras bajaba los pétalos a su tronco: estaría con él sin importar lo que sucediera, para que nunca se sintiera solo ni triste. Prometió venir todos los días, estar con él todos y cada uno de los días en que el cerezo y el mundo siguieran existiendo.

En ese momento, cerezo floreció de nuevo por completo. El hombre sonrío y cumplió su promesa, dejando los pétalos sobre el tronco del cerezo.

Un día, la vida del hombre se extinguió, pero los pétalos que había besado con la promesa de acompañarlo siempre, jamás se marchitaron aún a pesar de la falta de raíces.
Entonces, Cerezo supo que el hombre había cumplido su promesa: estuvo y estaría con él sin importar lo que sucediera, y así sería, por siempre y para siempre.



------

=) Todos somos como el cerezo, solo necesitamos a alguien, una razón llena de amor por la cual vivir y el mundo entero vuelve a ser hermoso y se llena de vida, con algo tan simple como el pétalo inmortal de una flor ;D

Gracias a Mannu que me ayudó a crear la base de la historia =D!

éxito y diversión por siempre ;D

5 comentarios:

Anónimo dijo...

(: lindoo...

Mannu~

fayriiewöÖrldLilie dijo...

aaaawww..=')..esta muy muy bonita tu historia, triste, pero muy bella y llena de felicidad a la vez...y luego con las hermosas melodias i notas musicales de fonto awww T_T es mas bello aun, son esas palabras bellas que tellegan y , las que cuando las lees te hacen sentir bn =) siiiiiiiii, muy bellas palabras, y tienes razon en lo q dices, aveces necesitamos a alguien =) solo..la necesitamos =3, i kreo io, k aveces ese alguien seria nosotros mismos, aunk aveces no es suficiente...aww =3 <3....hermosas palabras gabriela =3, t felicito, tienes una hermosa forma d pensar y d ver la vida...=D..siiiiiiii, tkm!!!!! y millones de gracias por absolutamente todo! eres uun sol =) que Dios te bendiga siempre,=), aki despidiendome, pero no para siempre =P cuidate

Anónimo dijo...

;w;
esta hermosa la historia
.. no se porque pero me senti asi como identificado con ella.. agg.. memorias feas ..
pero no se como que cuando cambian las cosas a como siempre estas acostumbrado y te sientes solo y triste.. como que si queires rendirte y dejar todo atras.. pero es ahi cuando, como el amigo cerezo las personas en este caso vienen a ti y te ayudan a sanar esas heridas =3 estan contigo siempre incondicionalment y eso es lo mas valioso del mundo universal...
aaaa azuka soy tu fan!!
tqm!! suerte y sigue escribiendo cosas lindas.. tqmmm!!
juank ternurita

Anónimo dijo...

te luciste con este escrito azuka d vdd m dejaste sin palabras... q lindo no c q decir :)atte:FRANCISCO

Ronnie James Dio dijo...

;) alo